¡Estamos online! ¿Te podemos ayudar?

Yamamoto Ferro Fosfolipidico 30 cápsulas

  • Mineral Hierro (pirofosfato)
  • Patente Lipofer
  • Con vitamina C
14,99 €
Cantidad
Últimas unidades en stock

La anemia es un problema muy común que afecta a hombres y mujeres de todas las edades, pero que suele afectar en más medida a mujeres en edad fértil. Conocemos diferentes formas de anemia, algunas pueden ser pasajeras y otras son de crónicas y tienen diversas entidades. La anemia aparece cuando la concentración de hemoglobina en la sangre es inferior a 14 g/dl en hombres y 12 g/dl en mujeres, y cuando el número de glóbulos rojos desciende por debajo de 4,5 x 10^6/µl. Para definir un estado «anémico» es necesario realizar un análisis de sangre para analizar los siguientes parámetros:

Hemograma: permite cuantificar la hemoglobina, el número y el tamaño de los glóbulos rojos y los reticulocitos (precursores de los glóbulos rojos), número y tipo de glóbulos blancos.

  • Ferritina: la cantidad de hierro que tiene el organismo.
  • Sideremia: la cantidad total de hierro que circula en la sangre.
  • Transferrina: una proteína que transporta el hierro desde el intestino y el hígado hasta los tejidos donde se necesita.

La hemoglobina es una proteína que circula en la sangre y cuya acción es transportar el oxígeno desde los pulmones a los diversos tejidos del cuerpo, además, es un componente clave de los glóbulos rojos. La baja presencia de hemoglobina significa un menor suministro de oxígeno a los tejidos, lo que produce una sensación de cansancio y debilidad, ya que el oxígeno es un elemento indispensable para la producción de energía.

Las personas con deficiencia de hemoglobina también suelen tener una menor cantidad de mioglobina, una proteína específicamente responsable del transporte de oxígeno a los músculos y al corazón, lo que promueve aún más la sensación de cansancio y falta de aire. La pobre oxigenación conduce a una vasoconstricción periférica que reduce el suministro de sangre a las extremidades (en particular, a las manos y los pies) para garantizar el aporte de una mayor cantidad de oxígeno a los órganos vitales.

Por eso el anémico suele tener más frío. Además, la hemoglobina es responsable del color rojo brillante de la sangre y de los tejidos en general: si lo niveles de hemoglobina en sangre son bajos, la piel puede aparecer más blanquecina. La falta de oxígeno en el torrente sanguíneo obliga al corazón a funcionar más de lo normal para garantizar el suministro mínimo de oxígeno necesario para todos los tejidos, lo que también aumenta la frecuencia cardíaca. Por ejemplo, debe tenerse especialmente en cuenta en los estudiantes jóvenes, porque la menor presencia de hemoglobina también se traduce en un menor transporte de oxígeno al cerebro, con la consiguiente dificultad para que funcione con la máxima eficiencia, además, produce astenia, apatía, tendencias a cambios de ánimo repentinos y estado depresivos.

Las mujeres en edad fértil con abundante flujo menstrual, las mujeres embarazadas o con pobre capacidad de absorción de hierro, pueden acabar teniendo estados anémicos. Los problemas patológicos graves que han dado lugar a la anemia deben gestionarse apropiadamente por un médico especialista, aunque también es la praxis del médico de cabecera, e incluso puede tratar de resolverse de forma autónoma tomando suplementos de hierro y siguiendo una dieta rica en este elemento. Pero a menudo, los valores hemáticos permanecen alterados e incluso la ingesta de varios ciclos de suplementos a base de hierro no son tolerados por muchas personas debido a los numerosos efectos secundarios, como náuseas, trastornos gastrointestinales como diarrea o estreñimiento o heces oscuras, que a menudo causan incluso la suspensión del tratamiento.

En este sentido, la investigación ha permitido que los suplementos a base de hierro transportados en liposomas, como nuestro Ferro Fosfolipidico, ofrezcan una absorción más efectiva de este precioso elemento, sin producir efectos secundarios y garantizan una excelente biodisponibilidad. Recuerde que la absorción del hierro iónico tiene lugar principalmente a nivel del duodeno y está mediada por transportadores específicos. En condiciones normales, solo se absorbe el 15-20 % del hierro suministrado, e incluso el hierro alimentario tiene una biodisponibilidad bastante baja. La tecnología de encapsulación especial en fosfolípidos naturales hace que el hierro sea altamente biodisponible, por lo que es bien tolerado y se absorbe rápidamente. La presencia de la envoltura liposomal protege al hierro del contacto con la mucosa gástrica, evitando el efecto prooxidante del hierro libre.

La protección liposomal permite que el precioso microelemento supere el ambiente gástrico y que se absorba directamente a nivel de todo el intestino delgado y no solo en el duodeno. La encapsulación mediante tecnología liposomal corresponde, en nuestro organismo, al transporte de varias sustancias por quilomicrones, que son las proteínas que representan la forma de transporte de las grasas alimenticias desde el intestino a los diversos tejidos.  El liposoma de hierro ingerido por vía oral que se encuentra en la luz intestinal, se absorbe directamente por las células M (y no por enterocitos), que se originan en el sistema linfático y se encuentran en todo el intestino delgado. Posteriormente, el liposoma se incorpora mediante la endocitosis de los macrófagos y, a través del torrente linfático, alcanza los hepatocitos de forma íntegra.

Dentro de los hepatocitos, el liposoma será desmantelado por las enzimas liposomales y liberará el hierro disponible LIPOFER™ para el organismo, lo que garantiza una mayor absorción y biodisponibilidad del hierro liposomal en comparación con otras sales de hierro comúnmente utilizadas y presentes en el mercado durante muchos años. El Ferro Fosfolipidico Yamamoto® Research está formulado con hierro pirofosfato microencapsulado en forma de liposoma (LIPOFER™) junto con vitamina C para promover aún más la absorción y la biodisponibilidad del mineral, lo que hace que su integración sea más efectiva y una ausencia casi total de los efectos secundarios comunes.

 

Modo de uso

1 cápsula una vez al día con agua.

 

Ingredientes

Ácido L-ascórbico (vitamina C), cápsula (gelatina, colores: óxidos e hidróxidos de hierro, dióxido de titanio), beta caroteno, acetato de D-alfa-tocoferilo (vitamina E), aceite de semilla de borraja (Borago officinalis L.) en polvo , L-cisteína, L-tirosina, extracto de tomate (Solanum lycopersicum L.) fruta 15% de licopeno, L-selenometionina, gluconato de cobre, antiaglomerantes: sales de magnesio de ácidos grasos, dióxido de silicio; D-pantotenato de calcio (ácido pantoténico).

Información nutricional

12431
2 Artículos